Saltar al contenido

8 Tipos de hongos y sus beneficios para la salud

29 diciembre 2020

Los hongos con gran valor nutritivo y tienen más de 10 mil tipos. Son bien conocidos como “carne de vegetarianos”. Los sabores de los hongos varían desde los más llamativos hasta los más sutiles.

Los hongos pueden realzar una receta, así como ser consumidos a la parrilla, al horno, fritos o guisados. También pueden combinarse con carne, queso, pasta o verduras.

¿Qué tipo de setas son comestibles?

A pesar de la gran variedad de setas, hay una pequeña variedad específica que se puede encontrar en los supermercados tradicionales, como las setas, el shimeji y el shiitake. 

Conozca las ocho principales variedades de hongos comestibles que se consumen en el mundo.

  1. Champiñón: Debido a su alta comercialización en la versión conservada. Sin embargo, el hongo fresco también es muy bueno, tiene un sabor suave y agradable, con una textura interesante. Su color es marrón y puede ser horneado o cocido, junto con verduras, quesos y hierbas.
  2. Portobello: Portobello es el hongo en una versión más madura. Es más grande, pero su forma es la misma, con un sabor suave y una textura firme, que recuerda a la carne. Se utiliza ampliamente para reemplazar la proteína animal en las recetas, y puede hacerse a la brasa o a la parrilla.
  3. Shiitake: El Shiitake se ha hecho conocido debido a la popularización de la cultura asiática. Normalmente se encuentra en su versión deshidratada, pero también se puede encontrar fresca. Tiene un color oscuro y un sabor que aporta más personalidad a los platos, siendo muy utilizado en sopas y salsas para sustituir la carne.
  4. Maitake: El maitake es un hongo de sabor delicado, considerado casi floral, y con una textura firme, que no pierde su forma original al ser cocinado. Es de origen japonés, pero todavía se considera una de las variedades menos populares.
  5. Shimeji: El Shimeji es considerado una de las variedades más sabrosas de hongos comestibles y se puede hacer con bastante facilidad: sólo hay que saltear en mantequilla en una sartén y está listo para su consumo. La variedad es considerada una de las más populares.
  6. Morchella: La morchella es una de las variedades de hongos más comestibles que consumen los franceses. Tiene una forma diferente, que reacciona a una colmena, con un sabor único y llamativo y una textura agradable. Para consumirlo sólo hay que saltear en mantequilla y servirlo como guarnición.
  7. Cantarelo: El Cantarelo es una seta de agradable aroma, casi floral, y con una fuerte coloración amarilla, lo que la hace conocida como seta canaria. En las recetas, añade un sabor suave y agradable, sin embargo debe ser puesto más al final, ya que puede ponerse duro durante la cocción.
  8. Seta del Sol: La seta del sol, además de su sabor dulce y un aroma que recuerda a las almendras, tiene varias propiedades terapéuticas y nutricionales, siendo considerada una seta medicinal. Entre sus cualidades está la estimulación del sistema inmunológico y la ayuda en el tratamiento de enfermedades como la hepatitis y la diabetes y los problemas cardiovasculares.
Hongos

¿Cuáles son los principales beneficios del consumo de hongos?

Como hemos visto, hay varias especies de hongos que son comestibles y aquellos que piensan que el hongo es dañino para la salud están equivocados. Cada una de las variedades de hongos es rica en sustancias que son importantes para nuestra salud e incluso pueden ayudarnos a prevenir enfermedades más graves.

Los principales beneficios de los hongos son la mínima presencia de sodio, grasa y colesterol, lo que ayuda en la prevención y el tratamiento de enfermedades como la diabetes, la anemia y el cáncer. Conozca otros beneficios que el consumo regular de hongos ofrece a nuestro cuerpo.

  • Fuente de vitamina D

Los hongos son nuestra única fuente comestible de vitamina D, un nutriente que sólo producimos cuando nos exponemos al sol. La vitamina D en nuestro cuerpo actúa en el control de nuestras hormonas, aumenta el aumento muscular y la inmunidad y también ayuda en la pérdida de peso.

  • Sin gluten

Los hongos son completamente libres de gluten y esto es una buena noticia para los intolerantes a las sustancias, que tienen pocas opciones alimenticias. Además, actualmente hay una gran revolución alimentaria en la que muchas personas han estado buscando alimentos sin gluten.

  • Ayuda a protegerse contra el cáncer

Muchos investigadores caracterizan al hongo como un superalimento por la forma en que actúa sobre los tumores cancerígenos que están presentes en nuestro cuerpo. Es un antioxidante, lo que significa que es capaz de actuar previniendo y ayudando en el tratamiento del cáncer, porque actúa expulsando las células de los tumores del cuerpo.

Entre sus nutrientes se encuentran el mineral selenio, la vitamina D, el folato y el ácido linoleico. La primera actúa como una enzima hepática, realizando la desintoxicación de los agentes que causan el cáncer. La vitamina D reduce el crecimiento de las células cancerosas, mientras que el folato actúa reparando el ADN y previniendo la formación de nuevos tumores. El ácido linoleico actúa previniendo el cáncer de mama y de próstata.

  • Ayuda a prevenir la diabetes

Los hongos tienen en su composición una enzima que actúa descomponiendo las moléculas de azúcar del cuerpo. Además, posee de forma natural insulina y fibras, que ayudan a reducir los niveles de glucosa en el cuerpo.

  • Mejora la salud del corazón

Otro nutriente presente en los hongos es el potasio, que actúa en nuestro cuerpo como una especie de vasodilatador natural. Esto significa que aumenta el grosor de nuestros vasos sanguíneos y ayuda a reducir la presión arterial. Además, el potasio ayuda al equilibrio del sodio en la sangre, una de las principales causas de la hipertensión arterial.

  • Aumenta la inmunidad

Los hongos son los únicos alimentos que contienen ergotioneína, un antioxidante capaz de eliminar los radicales libres y que tiene azufre en su composición, cuyo rendimiento en nuestro cuerpo mejora la salud inmunológica. Además, este hongo es considerado un antibiótico natural porque no permite que las bacterias y los microbios crecen en nuestro cuerpo.

  • Luchando contra la anemia

Otro nutriente muy importante presente en los hongos es el hierro, por lo que estos hongos son grandes alimentos para combatir la anemia. La enfermedad es una condición que ocurre debido a la falta de hierro en el cuerpo.

  • Fortalece los huesos

Los hongos son excelentes fuentes de calcio. El mineral es esencial para ayudar a la salud de nuestros huesos, por lo que el consumo de pequeñas porciones de hongos al día ayuda a suministrar la cantidad de calcio que el cuerpo necesita. El consumo regular de alimentos con calcio reduce las posibilidades de tener osteoporosis u otras enfermedades relacionadas con la degeneración de los huesos.

  • Regula los niveles de colesterol

Debido a la falta de grasa y lípidos en su composición, el hongo actúa regulando los niveles de colesterol. Reduce los niveles de colesterol malo y aumenta los niveles de colesterol bueno. Por lo tanto, se considera una proteína magra porque actúa quemando grasa.

¿Cómo consumir los hongos comestibles?

El principal y primer consejo para los que quieren comer hongos es no consumirlos nunca crudos, y eso incluye los comprados en las tiendas. Pueden venir con toxinas, así que es importante cocinarlas para eliminarlas. Además, asegúrese de que el hongo no esté manchado y que no haya agua en la bandeja con ellos, esto puede ser una señal de que no son buenos.

Si no ha cocinado o cocido setas antes, se recomienda que busque la mejor manera de prepararlas. Cada tipo de hongo comestible puede recibir un cuidado especial durante la preparación. Si eliges saltear, corta el hongo en pequeños trozos, porque así liberarán más aroma y sabor. Echa un vistazo a una receta que utiliza hongos en sus ingredientes.

Hongos

Gratinado de patatas y setas frescas

Para preparar la receta, se necesitan de tres a cuatro unidades de patatas, 350 ml de leche entera, tres cucharadas de vino blanco seco, dos cucharadas de mantequilla sin sal, dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra, 300 g de setas frescas (shiitake, shimeji y parís) y sal, pimienta y nuez moscada al gusto.

El primer paso para preparar el gratinado es precalentar el horno a 200°C. Mientras tanto, corta las patatas en rodajas finas. Luego vierta el vino, la leche y las rodajas de patata en una cacerola. Luego sazonar con la pimienta, la sal y la nuez moscada. Mezclar bien y dejar a fuego lento hasta que las patatas estén en el punto “al dente”.

Ahora, corta los hongos en rodajas finas y déjalos a un lado. En una sartén, añade el aceite y el vinagre. Luego, manteniendo la llama de la estufa alta, añadir los hongos poco a poco y saltearlos hasta que se marchiten y se doren. Sazonarlas con pimienta y sal.

Toma un refractario que puede ir al horno y engrasar. En él, crear capas con las rebanadas de papa y los hongos cocidos. Riega el plato con el líquido de cocción de las patatas y llévalo al horno. Deja que se hornee hasta que te des cuenta de que la parte superior está dorada.